PARA MAS INFORMACION CONTACTENOS

695579736

695579735

 

 

NUEVO BLOG
  • TRUCOS
  • REMEDIOS CASEROS PARA LA LIMPIEZA DIARIA

    ACEITE, ACERO, ACERO INOXIDABLE, ALFOMBRAS, ALQUITRAN , ALUMINIO, ANTE, AZUCAR, AZULEJOS, BALDOSINES Y BALDOSAS, BAMBU, BAÑERA, BARNIZ SOBRE MADERA, BARRADE LABIOS, BARRO, BOLIGRAFO, BRONCE, CAFE, CALCAREOS, CALCOMANIAS, CAMPANAS EXTRACTORAS DE HUMO, CEMENTO, CERA, CERAMICA, CHICLE, CHOCOLATE, COBRE, CORCHO, CRISTALES, CROMADOS, CUARTOS DE BAÑO, CUERO, ESCAYOLA, ESPEJO, ESTAÑO, FOTOGRAFIAS, FRASCOSDE CRISTAL, FRUTA, GRASA, GRES, GRIFERIA, YERBA, HIERRO, LATON, LEJIA, LIMON, LINOLEO, LLAVES, LOZA, MADERA, MAQUINA DE ESCRIBIR, MARFIL, MARMOL, MERCROMINA, MOHO, MOQUETA, NACAR, NICOTINA, NIQUEL, OXIDO, PARQUET, PEGAMENTO, PERSIANAS, PINTURA, PIZARRA, PLATA, RADIADOR, RESINA, ROTULADOR, SANGRE, SEDANATURAL, SUELOS, TINTA, VINAGRE, YESO, YODO.

    Estos trucos han sido recopilados de distintas fuentes y no han sido probados en su totalidad.

    ACEITE

        Manchas: en todos los casos es conveniente echar talco cuando la mancha está reciente para que absorba la mayor parte de la grasa.

    • Sobre tejidos de algodón y lino. eliminar la mayor parte de la mancha con gasolina purificada (la de mechero es apropiada). Luego bastará con lavar con agua caliente jabonosa.
    • Sobre tejidos sintéticos.- Ablandar la mancha con éter. Luego lavar con el detergente habitual.

      También puede limpiarse frotando con un paño impregnado en trementina..
    • Sobre seda.- Añada al agua de lavado una cucharada de amoniaco. Compruebe que la prenda se puede lavar en casa, ya que en muchos casos puede precisar una limpieza en seco.
    • Sobre alfombras y moquetas.- Frótelas con una paño  impregnado de tetracloruro de carbono o tricloroetileno ( muchos quitamanchas comerciales contienen esta sustancia en su composición). A continuación, aplique un champú especial para alfombras y moquetas, siguiendo las indicaciones del fabricante.
    • Sobre pintura lavable (paredes , puertas, muebles.).- Añada una cuchara de amoniaco y otra de detergente líquido a un litro de agua caliente, y frote con este líquido las zonas manchadas, empezando de abajo hacia arriba. Aclare a continuación con agua líquida, siguiendo la dirección contraria, es decir empezando por arriba. Limpie siempre paneles completos para evitar cercos y manchas en la pintura.

     

        Otras aplicaciones.

    • El aceite de oliva, mezclado con petróleo es un excelente limpiador de maderas
    • El aceite de soja, mezclado con cenizas de madera, sirve para limpiar el hierro forjado y las hojas metálicas de los cuchillos antiguos.
      Unas gotas sobre un paño, servirán para limpiar los objetos pintados al óleo.
    • El aceite de coche usado sirve para oscurecer y dejar brillante los suelos de barro cocido. Para ello deberemos extenderlo como si fuera cera, dejándolo secar durante 24 horas hasta que el barro lo chupe totalmente. A partir de ahora lo mantendremos con una mezcla a partes iguales de aceite usado y cera líquida. Es especialmente recomendable para suelos antiguos  o aquellos que queremos que lo parezcan.

     

    ACERO

        Los utensilios, piezas y recipientes de acero muy sucios, se limpian con un estropajo jabonoso, metálico y suave.

        Luego podremos sacarles brillo y protegerlos con frotándolos con un paño impregnado en cera de silicona o vaselina. Esta ultima será además muy indicada para lubricar las piezas móviles.

        Los recipientes y cazos de cocina de este material, acaban poniéndose mates y ennegrecidos por el uso y la acción de ciertos alimentos cocidos (en especial algunas legumbres). Si queremos que queden limpios y brillantes, coceremos en su interior unas mondas de patatas. Si están muy sucios, antes deberemos frotarlos con una pasta hecha con ceniza de cigarrillos y un chorro de limón o vinagre. Por último, sacaremos brillo con un algodón impregnado en alcohol de quemar (metílico)

     

    ACERO INOXIDABLE

          Su mantenimiento es muy sencillo, ya que basta con limpiarlo con un detergente suave para que se mantenga como nuevo durante años.Sin embrago las piezas que tienen mucho uso como los utensilios de cocina, deberán pulirse de vez en cuando, deberán pulirse de vez en cuando para que desaparezcan los arañazos producidos por lavados poco cuidadosos. Para ello fabricaremos una pasta, mezclando ceniza (de cigarrillos o chimenea) con aceite, y frotaremos con ella la zona rayada., hasta pulirla. Luego pasaremos un trapo mojado en agua con alcohol, para sacar brillo.

        Si las cacerolas tienen en su interior marcas blancas producidas por la cal o las sales minerales de los productos que hemos cocido en ellas, las eliminaremos cociendo unos minutos unas mondas de patatas, o dejándolas llenas de agua caliente con lejía.

    ALFOMBRAS

         Color.- Para que las alfombras recuperen sus colores las frotaremos con una esponja mojada en el agua de cocer mondas de patata.

                    También lo conseguiremos si espolvoreamos sobre ellas serrín humedecido con vinagre de alcohol (transparente)

     

        Manchas.- Las manchas de orina de los animales o de líquidos salinos, se limpian con agua mineral con gas, o también con agua caliente con detergente y vinagre

            Las manchas de tinta de bolígrafo se eliminan con una mezcla de alcohol metílico y vinagre blanco.

     

    ALQUITRAN

        Manchas.

            Veamos como quitar manchas de este material en diferentes superficies:

    • Piel.- (manos, cuerpo).- Nos frotaremos con un algodón impregnado en aceite antes de lavarnos con agua y jabón.
    • Tejidos.- Utilizaremos un poco de acetona, pero compruebe antes de que este disolvente no perjudica el tinte de la tela. Si es así, limpiela con un poco de esencia de trementina y enjuague y lave a continuación la prenda.
    • Alfombras.- Limpielas con un poco de tetracloruro de carbono o tricloroetileno. Aplique a continuación un poco de champú para alfombras y aclare bien la zona manchada.
    • Cuero.- Aplique vaselina sobre la mancha para ablandar el alquitran. Elimínelo entonces frotando con un paño impregnado en tetracloruro de carbono ( o en un producto limpiador que lo contenga). Aplique a continuación crema para zapatos del mismo color que el cuero y sáquele brillo con la ayuda de un paño seco.
    • Pintura y papel pintado.- Puede quitarse bien con un producto simil de aguarrás, pero compruebe antes de aplicarlo que no deteriora el material.

    ALUMINIO

        Los utensilios de aluminio para cocina se limpian con detergente y una esponja. Si la suciedad está muy incrustada, frotaremos con un polvo ligeramente abrasivo (como el que se usa para limpiar el cuarto de baño), o con un estropajo de aluminio sueva y jabonoso. Una vez limpios, los secaremos bien  y aplicaremos un poco de alcohol de quemar con un paño.

        Para mantener la carpintería de aluminio, bastará con fregarla frecuentemente con un paño humedecido en agua jabonosa con un poco de amoniaco. No usaremos estropajos metálicos, ni lejía o derivados de la sosa cáustica, ya que deterioran este material.

    ANTE

        Las pequeñas manchas y rozaduras, se limpian con una goma de borrar o una bolita de miga de pan.

        Las manchas de grasa desaparecerán al aplicar un poco de éter con ayuda de un trapo.

    AZUCAR

        Manchas.- Las manchas dejadas por líquidos azucarados, se eliminan de los tejidos, dejándolos en remojo con agua tibia y con un poquito de amoniaco.

        Los cercos dejados por estos líquidos sobre muebles o suelos de madera, se eliminan frotándolos con posos de café ligeramente humedecidos antes de encerar de nuevo la madera.

        Aplicaciones.- Si frotamos con un terrón de azúcar ligeramente humedecido en leche, los tejidos chamuscados, quitaremos las señales, siempre que la trama no haya sido afectada. Si la tela es blanca, mojaremos el terrón en agua oxigenada.

     

    AZULEJOS

          Limpieza.- Para la limpieza rutinaria, bastará con fregarlos con agua caliente con detergente y amoniaco.

                            Si queremos que queden brillantes (especialmente si hemos utilizado agua calcárea, los frotaremos con un paño humedecido con alcohol metílico (alcohol de quemar)

        Manchas.

    • Oxido.- Se eliminan con aguafuerte. Pero tenga mucha precaución, ya que se trata de un producto tóxico y cáustico.
                         También puede utilizar ácido oxálico. Extiéndalo sobre la mancha y déjelo actuar un rato antes de aclararlo bien.
    • Cal.- Frote la zona manchada con vinagre caliente o bien con agua con bicarbonato . Por último saque brillo con un paño humedecido en alcohol metílico.
    • Grasa.- Frote la zona sucia con bicarbonato disuelto en agua caliente.
    • Moho, fruta y nicotina.- Empape un algodón en lejía y déjelo un rato sobre la zona manchada ( si se trata de superficies verticales, sujételo con un trozo de esparadrapo.)

     

    BALDOSINES Y BALDOSAS

             VER AZULEJOS

            Baldosines y baldosas sin esmaltar

           Las baldosas de barro cocido o gres, se limpian con agua caliente con detergente y cera líquida o con un producto comercial que los combine.

            Para aclarar paulatinamente el tinte de las baldosas de cerámica, añadiremos lejía al agua con la que lavamos.

            Si por el contrario queremos oscurecerlas y protegerlas, las impregnaremos con aceite de linaza cocido.

            Por último las impermeabilizaremos con cera líquida a la silicona, ya que es muy fácil de extender y mantener.

     

    BAMBÚ

            Limpieza.- Si queremos aclarar el color del bambú, que la luz y la suciedad oscurecen poco a poco, aplicaremos en primer lugar agua caliente con lejía, y lo dejaremos secar al sol.

            Luego, si está muy sucio, lo cepillaremos con un cepillo mojado en agua caliente con jabón y amoniaco.

            Una vez bien seco, le pasaremos un paño con aceite de linaza, para protegerlo y darle brillo. Por último, podemos impermeabilizarlo con un poco de cera natural.

    BAÑERA

             Las manchas amarillentas que quedan en los aparatos sanitarios, si hemos dejado el agua estancada varios días, se quitan espolvoreando sal gruesa y añadiendo un chorro de vinagra caliente, antes de frotar suavemente la zona afectada.

            Si queremos que el esmalte quede brillante o si queremos quitar esas manchas blancas que dejan las gotas de agua en los esmaltes de color, las frotaremos con medio limón.

            Pero si el esmalte no está muy viejo y solo se ha amarilleado con el tiempo. podemos volver a blanquearlo frotandolo con una esponja empapada en esencia de trementina mezclada con sal. Dejaremos la mezcla unos minutos sobre el esmalte y luego la retiraremos con agua caliente jabonosa.

            Las cortinas de baño y las juntas de baldosines se llenan pronto de moho, debido al medio húmedo que se produce alrededor de la bañera. Para limpiarlas, frótelas con un paño impregnado en lejía.

    BARNIZ SOBRE MADERA

            Si el barniz ha perdido el brillo, podemos hacer que lo recupere aplicándole una mezcla de alcohol de quemar y aceite de linaza a partes iguales, tras limpiarlo con esta mezcla, le sacaremos brillo con un paño seco de lana o mejor aún con la borla de lana que se vende como accesorio de la taladradora.

            También podemos recuperar el brillo del barniz con aceite de trementina que además nutrirá la madera.

     

    BARRA DE LABIOS

            Los tejidos manchados con pintura de labios se limpian con un poco de éter. 

        Las tapicerías, alfombras y los interiores de los bolsos, pueden también limpiarse con un producto quitamanchas que contenga tricloroetileno.

    BARRO

            Las manchas de barro en la ropa o la moqueta se limpiarán dejándolas secar y cepillando la zona manchada. Pero si quedaran rastros, estos desaparecerán si las frotamos con agua tibia mezclada con un chorro de vinagre.

            También conseguirá buenos resultados añadiendo un poco de amoniaco al agua de lavado de las prendas embarradas.

            Las manchas en suelos de madera encerada, desaparecen generalmente al secarse, pero si quedaran restos, podemos eliminarlos con un paño impregnado en esencia de trementina. Luego deberemos volver a encerar la zona tratada.

            Si se trata de suelos de piedra y mármol de tonos claros, quedarán restos amarillentos despues de fregarlos con el detergente habitual, pasaremos un paño impregnado en agua oxigenada de 20 volúmenes, dejándolo sobre la mancha si fuera necesario hasta que desaparezca.

    BOLÍGRAFO.

            Las manchas de tinta de bolígrafo se eliminan de los tejidos con alcohol de 90º. Si quedaran restos se eliminan con tricloroetileno (después de hacer una prueba y comprobar que no afecta al color o la fibra del tejido)

            La tinta de bolígrafo se elimina del mármol con un algodón mojado en agua oxigenada de 20 volúmenes a la que añadiremos unas gotas de amoniaco.

            Si se ha manchado el papel pintado, podemos limpiarlo con un algodón impregnado en acetona.

    BRONCE

            Para limpiarlo, haremos una pasta mezclando blanco de España con agua y amoniaco, hasta conseguir la consistencia de una pintura espesa. La aplicaremos con un cepillo suave con el que frotaremos la superficie a limpiar. A continuación lo aclararemos con agua en la que habremos añadido zumo de limón o un paño  mojado en alcohol de quemar y por último le sacaremos brillo con una gamuza.

            Si estuviera muy sucio es conveniente lavarlo primero con petroleo antes de seguir el consejo precedente.

            Si tiene verdín, deberemos frotarlo en cambio, con un cepillo impregnado en una mezcla de sal y vinagre, antes de limpiarlo y abrillantarlo como hemos indicado.

            Bronce dorado.- El bronce dorado recuperará su color y brillo si lo limpiamos con vino tinto caliente. Nunca utilizaremos vinagre o limón ya que estropearíamos la capa dorada embellecedora.

    CAFÉ

     

    Manchas.

    Sobre algodón. 

    Añada un poco de lejía al agua del aclarado.
    También puede impregnar la mancha con agua oxigenada. Aclarar bien y secar al Sol.

    Sobre un tejido de color.

    Añada una cuchara de alcohol o vinagre por litro de agua en el remojado previo. lave la prenda a continuación, y acabe aclarándolo con agua con amoniaco (una cuchara por litro de agua).

    Sobre la alfombra o moqueta.

    Límpielas con una mezcla a partes iguales de alcohol y vinagre blanco. Aclare bien, y aplique a continuación un champú para alfombras para unificar los bordes y evitar cercos.

     

    Sobre mármol.

    Si se actúa con rapidez, bastará con frotar la mancha con un trapo mojado en agua jabonosa.

     

    Pero si la mancha ya es profunda, no habrá más remedio que utilizar un abrasivo suave. Mezcle sal fina con un poco de vinagre o zumo de limón para hacer una pasta, y aplíquela dando un suave masaje sobre la zona manchada. Retire a continuación completamente el producto, y aclare bien, ya que el ácido ataca la piedra.

     

    Ahora deberá pulir suavemente el mármol con la ayuda de la borla pulidora de su taladrador eléctrico, o aplicar un poco de cera de silicona, para sacar de nuevo brillo a la piedra.

     

    Sobre madera.

    Si se limpia rápidamente bastará con pasar un paño humedecido ligeramente en agua jabonosa.

    Pero si el café ha oscurecido la madera, deberemos blanquearla de nuevo con un paño impregnado en agua oxigenada.

     

    CALCÁREOS (DEPÓSITOS)

    El agua calcárea ocasiona numerosos trastornos por los depósitos de cal que se van acumulando. Veamos algunos problemas concretos y la forma de solucionarlos:

    La cal se acumula en el interior de los cazos y recipientes en los que cocemos agua. Para eliminarla, los llenaremos de agua y añadimos unas cascadas de patata, y la dejaremos cocer hasta que desaparezcan.

     

    Esta misma agua de cocer mondas de patata nos servirá para limpiar recipientes u objetos de barro cocido con trazos calcáreos.

     

    Una patata cruda partida por la mitad servirá también para eliminar la cal de otras superficies, si las frotamos con esta hasta que los depósitos hayan desaparecido.

    Los recipientes de vidrio o cristal se limpian con alcohol de quemar.

    El interior de las botellas se limpia con vinagre caliente y cáscaras de huevo  ligeramente machacadas. Después de dejarlo reposar un rato, batiremos enérgicamente para eliminar los restos más incrustados (la cáscara de huevo actuara de desincrustante).

     

    Calcomanías.

     

    Se desprenden fácilmente si la su merecemos con agua y vinagre.

     

    Campanas extractoras de humos.

     

    Limpieza: deberemos limpiarlas con frecuencia. De esta manera, evitaremos que se vaya formando una capa de grasa en su interior, que puede llegar a ser muy peligrosa si se prende.

    Los modelos sencillos (es decir, los que constan de una campana hueca y un ventilador extractor) deberá limpiarse con una esponja mojada en agua caliente con un detergente amoniacado

    Los modelos con filtro o rejilla deberán limpiase siguiendo las instrucciones del fabricante. Los filtros desechables deberán cambiarse con frecuencia ya que son muy fácilmente inflamables.

     

    Cemento.

     

    Restos: Los restos de cemento después de una obra son una auténtica pesadilla. Si hay poca cantidad, y las superficie es impermeable, se quitan bien aplicando vinagre caliente y cepillando enérgicamente a continuación.

     

    Pero si la mancha es importante y se encuentran materiales porosos como barro o piedra deberemos utilizar ácido clorhídrico.

     

    de pedidos para zapatos, encerrado hora, aspirado, etcétera.

    Si está muy sucios (con restos de grasa, de., aceite, proceda), deberemos ponerlo en remojado en gasolina durante unas horas. Luego, podemos lavar los en agua con detergente y amoniacado.

     

    CERA (encáustico)

    Existen dos tipos fundamentales de encáustico o ceras:

    Las ceras sólidas, elaboradas a base de ceras animales fundamentalmente de abeja, disolventes, colorantes y perfumes. Se presentan generalmente en envases metálicos que deberemos cerrar herméticamente. Si en un despiste hemos dejado este abierto, es posible que el disolvente se haya evaporado, quedando la cera reseca. Para volverla a recuperar, añadiremos un poco de petróleo o, mejor aún, esencia de trementina, que además beneficiará a los muebles en los que apliquemos.

    Las ceras líquidas suelen estar compuestas de ceras vegetales, agua, jabón, resinas, etcétera. Son especialmente recomendadas para suelos de piedra, linóleo, materiales plásticos o de caucho, ya que se pueden disolver en el agua del fregado.

     

    Manchas.

     

    Sobre tejidos.

     

    En primer lugar eliminaremos la mayor cantidad posible de cera raspando en el sentido de la trama de la tela.

     

    A continuación colocaremos papel de seda o secante a ambos lados de la tela, y pasaremos sobre estos la plancha, para que la cera se derrita y sea absorbida por el papel. Repetiremos varias veces la operación, hasta que sólo quede una pequeña mancha de aspecto grasiento producida por los restos de parafina de la vela.

     

    Estos serán fáciles de eliminar con cualquier quitamanchas convencional siguiendo los consejos del apartado grasa de este mismo libro..

     

    Sobre madera.

     

    Meta un cubito de hielo en una bolsa de plástico y presione con él la zona manchada. De esta manera la cera se endurecerá y será fácil levantarla con la ayuda de un cuchillo (teniendo mucho cuidado de no estropear la madera).

     

    Los restos de cera se eliminan de distinta forma según el acabado de la madera:

    Si se trata de madera barnizada, lacada o esmaltada, bastará con que la frotemos con un paño humedecido en vinagre caliente.

     

    Si la madera encerada, utilizaremos aguarrás con gasolina para eliminarla..

     

    Como estos disolventes también eliminarán la capa protectora de cera de esa zona de la madera, deberemos a continuación volver a encerarla con el producto habitual.

     

    Sobre papel pintado.

     

    Si se trata de papel lavable, bastará con raspar con cuidado la cera y con limpiar los restos con un paño mojado en agua caliente o con detergente.

     

    Si el papel no es lavable, eliminaremos raspando con cuidado la mayor parte de la cera, y eliminaremos los cercos con un poco de miga de pan o goma de borrar.

     

    Si esto es suficiente, podemos utilizar un paño mojado en agua oxigenada, si se trata de un papel claro, remojado en gasolina refinada,(de mechero, por ejemplo), si se trata de un papel de color o estampado. Pero es conveniente que comprobemos antes en una zona no visible si estos productos no deterioran el color del papel.

     

    Sobre cuero.

     

    Elimine la mayor parte de la cera raspando suavemente el cuero, y limpie a continuación los restos aplicando un producto especial para la limpieza del cuero, o, en su defecto, con un poco de gasolina de mechero o éter. Aplique a continuación un poco de cera incolora o de color, deje secar y por último saque brillo con la ayuda de un año seco.

     

    Sobre alfombras y moquetas.

     

    Elimine la mayor parte de la cera haciendo un suave masaje con las manos, de forma que la acera se vaya calentando y forme bolitas que serán fáciles de eliminar.

     

    Para eliminar de restos de este producto, ponga un papel de seda secante sobre la zona manchada, y pase por encima la plancha, hasta conseguir que toda la cera se derrita y pasa al papel.

     

    Por último, elimine los restos de para fina con un producto de espuma seca especial para alfombras.

     

    Sobre baldosines.

     

    Si se trata de baldosines esmaltados, bastará con que rasque la cera y frote la zona manchada con un paño impregnado en vinagre caliente.

     

    Los baldosines y baldosas de gres, barro cocido y cerámica encerada, se limpian también con vinagre caliente, aclarándolos luego muy bien, ya que este producto suele alterar el colorido de estas piezas. Luego será bastante conveniente igualar el color con el resto, para lo cual utilizaremos aceite de linaza cocido, si sólo queremos oscurecerlas un poco, aceite viejo de motor (del coche, por ejemplo), si queremos oscurecerlas más, o cera coloreada, para conseguir el tono deseado..

     

    Sobre suelos de mármol o piedra.

     

    Rasque con cuidado, con la ayuda de una cuchilla, la mayor parte de la cera, y elimine el resto con un paño mojado en la caliente y jabonosa. Aplique por último un poco de cera a la silicona que utiliza habitualmente,.

     

    Sobre suelos de sintasol, caucho y plástico.

     

    Después de eliminar la mayor parte de la cera con una cuchilla, y limpia los restos de este producto con un paño mojado en agua caliente con detergente y amoniaco.

     

    CERÁMICA

     

    Limpieza: para la limpieza normal bastará con utilizar agua caliente con detergente (los que tienen limón son muy adecuados). Si ha estado mucho tiempo guardada, añadiremos al agua un poco de amoniaco.

    Si se trata de una pieza esmaltada en blanco, añadiremos al agua caliente una cucharada de bicarbonato.

    Si la pieza está agrietada, la suciedad y el moho se acumularán en la pequeña ranura, haciéndola más visible. Para evitarlo, la introduciremos en un recipiente lleno de agua caliente con lejía, o la coceremos durante diez minutos en leche (si el tipo de cerámica o de esmalte permiten altas temperaturas).

     

    Las piezas de adorno en barro cocido o cerámica popular sin esmaltar, recuperarán el color y quedarán protegidas si las frotamos de vez en cuando con aceite de linaza crudo (o cocido si queremos oscurecerlas).

     

    MANCHAS: Las manchas de óxido se eliminan con ácido oxálico (o con un producto comercial que lo contenga).

    Las manchas de grasa se limpian con un algodón impregnado de amoniaco..

    Los restos de cal desaparecen con vinagre.

    Las marcas dejadas por la fruta o la nicotina se eliminan dejando la pieza en remojo en un recipiente con agua caliente y lejía, aplicando sobre la zona manchada una algodón con lejía.

    En cualquier caso, es conveniente acabar la limpieza dotando la pieza con un paño humedecido en alcohol metílico que le hará recuperar todo su brillo.

    CHICLE.

     

    Nada más desagradable que encontrarse un chicle pegado a la ropa. Pero la solución es sencilla: debemos meter la prenda sucia en el congelador durante media hora. Pasado ese tiempo, será muy fácil desprenderlos. Si se hubiera pegado en el pelo, en la moqueta, etcétera, el decir en materiales que no pueden ser metidos en el congelador, habrá que llevarles el frío a domicilio, es decir, pasaremos unos cubitos de hielo por la zona afectada retirando a continuación la goma endurecida.

     

    CHOCOLATE.

     

    MANCHAS: Los tejidos naturales se lavan primero en agua fría. Hágalo a continuación en agua caliente. Si quedarán restos de grasa producidos por la mantequilla de cacao, deberemos impregnar el tejido con glicerina, y lavarlo a continuación.

    También el alcohol puede limpiar la mancha, pero dilúyalo en agua y compruebe que no afecta al tejido antes de aplicar.

    Otra posibilidad es mezclar treinta gramos de vórax en medio litro de agua, y aplicar la mezcla en la zona afectada.

    Si la mancha se ha producido en una alfombra o moqueta, quitaremos todo lo posible con la ayuda de polvos de talco, con los que impregnaremos lo más rápidamente posible, cepillando a continuación. Aplique entonces un limpiador a base de tetracloruro de carbono o tricloro-etileno, y limpie siguiendo un movimiento semicircular, empezando por los bordes y dirigiéndose hacia el centro.. Vaya flotando y secano la mancha con la ayuda de una toalla vieja. Por último, y limpie la zona con un producto especial para alfombras, para evitar que que den cercos.

    Las alfombras, moquetas y carnicerías se limpian también con agua caliente con detergente líquido y un poco de amoniacado. Batir hasta hacer abundantes,, y limpiar con ella la mancha con la ayuda de una esponja.

    COBRE.

    Limpieza: la limpieza habitual se hace con un trapo mojado en una mezcla de vinagre y sal gorda.

     

    Si la superficie es lisa, podemos utilizar también medio limón mojado en sal de mesa, con el que frotaremos dando vueltas alrededor de la zona manchada.

     

    Se está oxidado, aplicaremos una mezcla de vinagre, zumo de limón con un poco de sal, con la ayuda de un estropajo suave. Si el utensilio que queremos limpiar tiene muchos recovecos, podemos usar un cepillo de uñas.

     

    Si la capa de óxido es muy vieja, deberemos recurrir a métodos más efectivos: coceremos la pieza en una mezcla a partes iguales de agua con lejía durante cinco minutos.(quizás haya que aumentar la proporción de lejía o el tiempo de cocción en casos de oxidación muy profunda.) a continuación limpiaremos con el vinagre y sal, tal y como hemos indicado, y sacaremos brillo a la pieza con la ayuda de una gamuza.

     

    En caso de que el cobre haya formado cardenillo, lo limpiaremos con vinagre caliente y sal. Recuerde que es una sustancia tóxica, por lo que debe evitar que esté en contacto con los alimentos.

     

    El peligro de intoxicación con cardenillo ha hecho prácticamente desaparecer los recipientes de cobre de nuestras cocinas, para pasar a ser objetos de adorno sin utilidad práctica. Si es éste su caso, pueda ahorrarse muchos esfuerzos y tiempo de limpieza se cubre la pieza de bronce de un barniz especial, que puede comprar en spray, para facilitar su aplicación. A partir de este momento sólo tendrá que limpiar el polvo o repetir la aplicación de barniz cada dos o tres años.

     

    Si no quiere barnizarlo, podrá protegerlo, alargando el tiempo entre las limpiezas, si le aplica un poco de cera plástica como la que se utiliza para los suelos de piedra.

     

    Pero acuerdese de aclarar el objeto de bronce antes de usarlo. El cobre dorado se limpia aplicando con una algodón una mezcla hecha con una clara de huevo y una cucharada de lejía.

    CORCHO

    Cada vez más utilizado en decoración, presenta múltiples aplicaciones y acabados. Actualmente se colocan preferentemente losetas ya barnizadas e impermeabilizadas.

    Su mantenimiento es sencillo, ya que bastará con pasar una mopa o una gamuza con un producto fijador de polvo. Periódicamente lo frotaremos con un paño o fregona y ligeramente humedecidos en agua tibia con detergente y unas gotas de amoniaco..

    El corcho sin barnizar se lava con una infusión hecha con cien gramos de salvado en un litro de agua. Si tiene alguna mancha de grasa, la eliminaremos con un poco de esencia de trementina. Si después aplicamos una capa de aceite de linaza a toda la superficie, lo protegeremos de futuras manchas y realzaremos su color natural.

    Si queremos impermeabilizarlo (para utilizarlo en el cuarto de baño, por ejemplo), utilizaremos barniz marino, que lo hará aún más resistente al agua y la humedad.

     

    CRISTALES

     

    Limpieza: existen en el mercado excelentes productos destinados a la limpieza de cristales, pero, si desea limpiarlos con productos elaborados en casa, hay varias mezclas que le darán también muy buenos resultados:

    Si los cristales están muy socios, o si tienen una capa de grasa o polución, enjabonelos con agua caliente mezclada con detergente líquido y un chorrito de amoniaco. Luego sáqueles brillo con un paño limpio humedecido en alcohol o vinagre.

    Otro método barato pero muy efectivo es frotar los cristales con unas hojas de papel de periódico echas una bola..

    Los rastros de dedos se eliminan con un paño humedecido en agua con amoniaco o con alcohol.

     

    CROMADOS

     

    Los cromados son muy delicados, por lo que no es conveniente frotaremos nunca con abrasivos y utensilios de limpieza que los puedan rayar. Usaremos, tanto, para su limpieza un detergente suave que aplicaremos con una bayeta o esponja. Luego les sacaremos brillo con un paño mojado en agua y alcohol de quemar mezclados a partes iguales.

    Si el cromado se ha picado, tendrá que utilizar una abrasivo especial que encontrara en tiendas de accesorios para el coche. Si el daño es grave, tendrá que desmontar la pieza y volverla a cromar en establecimientos especializado.

    Si están muy sucios, podemos aplicar un producto limpia hornos en spray, siguiendo las instrucciones del fabricante. Otra solución es preparar un abrasivo muy suave, mezclando ceniza de pitillos o harina con agua. También podemos preparar una pasta disolviendo un poco de blanco de España en alcohol. Aplicaremos cualquiera de estas pastas sobre la superficie limpiar, y, una vez secas, frotaremos con un paño seco para eliminar el producto y sacar brillo.

     

    CUARTO DE BAÑO

    Las manchas amarillentas que quedan en los aparatos sanitarios, si hemos dejado el agua estancada varios días, se quitan espolvoreando sal gruesa y añadiendo un chorro de vinagre caliente antes de frotar suavemente la zona afectada.

    Las manchas oscuras de moho se limpian con un cepillo de uñas impregnado de lejía..

     

    CUERO

     

    Protección: para nutrir las pieles y protegerlas de las manchas y de la deshidratación deberemos aplicar periódicamente crema a base de siliconas, que permitirá además mantenerlas brillantes..

    Para proteger prendas sometidas a la intemperie (calzado u objetos de caza, cuero para exteriores, etc.), deberemos aplicar cremas grasas (grasa de caballo, por ejemplo), que las impermeabilizarán y protegerán. Estas cremas se utilizan cuando la prenda aún esta nueva, y se pueden calentar ligeramente al baño María, para obtener una aplicación más uniforme y una mejor penetración e impregnación de la piel. Al final de la temporada, las untaremos con glicerina y las rellenaremos con papel de periódico para evitar que se resequen o deformen.

    Limpieza y mantenimiento: los diferentes tipos y acabados de la piel exigen tratamientos distintos. Veamos algunos de los más utilizados:.

    Pieles lisas, cabritilla...

    Las cremas desmaquillantes para la cara son un excelente limpiador y protector para estas pieles.

    Si están rozadas con suciedad uniforme producida por el uso, podemos utilizar, con excelentes resultados, un tónico para cutis, o también alcohol de quemar o vinagre diluido en un poco de agua.

    Las manchas de grasa se eliminan con gasolina (la de mechero es la ideal).

    Las señales de moho, desaparecen con esencia de trementina..

    Las pieles de colores claros se ensucian muy fácilmente. Para limpiarlas hay varias técnicas:

    -Podemos utilizar una mezcla hecha con dos partes de alcohol y una de glicerina, y aplicarla con un algodón.

    -Las claras de huevo montadas son también un excelente limpiador, que deja además una película protectora y brillante sobre la piel.

    -Las simples rozaduras desaparecen frotándolas con un poco de miga de pan o goma de borrar..

    Sillones y tapicerías.

    El cuero de tapicería se limpia con una mezcla a partes iguales de aceite de linaza y vinagre.

     

    ESCAYOLA

    MANCHAS: Las manchas dejadas por la escayola en cristales y suelos se eliminan frotándolas con un trapo mojado en vinagre.

    Para limpiar la escayola sucia, diluiremos almidón en agua tibia, y la aplicaremos con un pincel. Una vez seco, lo cepillaremos con un cepillo suave o, mejor aún, con el cepillo bien limpio de la aspiradora, que habremos cubierto con una gasa.

     

    Las figurillas de escayola sin pintar se limpian de la misma manera, es decir, cubriéndolas de almidón espeso que cepillaremos una vez seco. Si luego las espolvoreamos con matizado en spray (lo encontraremos en papelerías) o con laca del pelo, taponaremos los poros, que serán más impermeables a la suciedad a partir de entonces..

    ESPEJO.

    La limpieza de su espejo será perfecta, y evitará que aparezcan irisaciones, si añade a la agua del aclarado un chorro de alcohol de quemar.

    Si quiere evitar que el espejo de su cuarto de baño se llene rápidamente de barro, úntelo con un poco de champú, dejándolo secar..

     

    ESTAÑO.

    LIMPIEZA: si los objetos de estaño están muy sucios, deberemos dejarlos en remojo en petróleo unas horas, para que se desincruste la suciedad..

    Si no están muy sucios, o si se trata de objetos con relieves difíciles de limpiar, los cubrimos con Blanco de España disuelto en aceite, con la ayuda de una brocha o pincel. Cuando se seque, formando una costra, lo retiraremos frotando con un paño seco.

    Para sacarle brillo, lo frotaremos con un paño mojado en cerveza, o con un tapón de corcho con un poco de glicerina.

    Si se trata de objetos de adorno, que no utilizamos en la cocina, podemos también cubrirlos con un spray protector y abrillantador, que los protegerá y evitará que tengamos que limpiarlos tan a menudo..

     

    FOTOGRAFÍAS.

    Para quitar de una fotografía los restos de polvo o suciedad pasaremos un algodón ligeramente humedecido en alcohol de 90 grados.

     

    FRASCOS DE CRISTAL.

     

    LIMPIEZA: en primer lugar, deberemos quitar la etiqueta.

     

    Esta saldrá con facilidad dejando el frasco en remojo con agua caliente y jabonosa durante media hora. El papel que se abra separado entonces, y podremos retirar los restos de pegamento frotando con un poco de harina o con disolvente.

    Para que el vidrio quede reluciente, lo lavaremos bien y añadiremos un poco de alcohol de quemar al agua del aclarado.

    Para eliminar los olores que hayan podido dejar los alimentos que contenían los metemos destapados en la nevera durante una hora.

    Si queremos esterilizarlos, los pondremos destapados y boca abajo sobre la rejilla que utilizamos para cocer las verduras al vapor. Los metemos en la olla exprés, llegando el fondo de esta con agua, pero sin que moje los frascos, y los dejaremos esterilizar al vapor durante diez minutos desde el momento que la válvula de la hoya empiece a dar vueltas.

     

    FRUTA.

     

    MANCHAS: veamos algunas técnicas para limpiar las temidas manchas de fruta:

    - Tejidos blancos. Dejar en remojo en agua con amoniaco. Aclarar bien y volver a dejar en agua con lejía, hasta que desaparezca la mancha. Aclarar bien y dejar secar al sol, si es posible.

     

    -Tejidos de color. también el tratamiento varía según las características de la mancha esta suele desaparecer si utilizamos algunos de los productos siguientes:

        -Frote con un trapo mojado con agua caliente con amoniaco.

        -Moje la mancha con vinagre y agua caliente.

        -Déjelos en remojo en agua fría con alcohol de 90 grados mezclados a partes iguales.

    - Alfombras y moquetas.

     

    Limpie  la mayor parte de la mancha con agua caliente con detergente y amoniaco. Quite el resto frotando con un trapo humedecido en tetracloruro de carbono o tricloro-etileno, dando masaje circular, y empezando por los bordes de la mancha, para acabar en el centro. Séquelo continuación con un paño.

    Si quedan restos de cercos aplique con un paño un poco de alcohol de quemar, frotando hasta que desaparezca.

    - Papel y papel pintado.

    Las manchas de fruta se limpian frotandolas suavemente con un paño ligeramente humedecido en agua oxigenada.

    -Piedra y mármol.

     

    Elimine las manchas con un paño mojado en agua jabonosa. Si quedaran restos, frótelos con piedra pómez en polvo mezclada con jabón líquido. Acabe aplicando una capa de cera líquida especial para suelos de piedra.

     

    GRASA.

    MANCHAS: es importante actuar con rapidez para evitar que la grasa penetre profundamente, lo que haría más difícil su limpieza. Por eso es recomendable echar polvos de talco inmediatamente, para que empape la grasa.

    Veamos a continuación como eliminar las manchas en las distintas superficies:

    -Lana.

    Pase una esponja con un poco de esencia de trementina.

     

    -Sobre tejidos de algodón y lino.

    Eliminar la mayor parte de la mancha con gasolina purificada (la de mechero es apropiada ). Luego bastará con lavar con la caliente y jabonosa.

    - Sobre tejidos sintéticos.

    Ablandar la mancha con éter. Luego acabar con el detergente habitual.

    También puede limpiarse frotando con un paño impregnado en trementina.

    -Sobre seda.

    Añada la agua de lavado una cucharada de amoniaco.(compruebe que la prenda se puede lavar en casa, ya que muchos casos puede precisar una limpieza en seco).

    - Alfombras y moquetas.

    Lávelas primero con agua caliente a la que habrá añadido detergente para lana y un chorro de amoniaco. Si quedaran restos de la mancha, aplicar tricloroetileno (con precaución).

    También puede frotarlas con un paño impregnado en tetracloruro de carbono o tricloroetileno (muchos quitamanchas comerciales contienen estas sustancias en su composición) a continuación aplicar un champú especial para alfombras y moquetas (líquido en seco), siguiendo las indicaciones del fabricante.

    -Tapicerías.

    Actué siguiendo los consejos que hemos indicado para las moquetas.

    -Cuero.

    Deshaga un tiza y mezcle el polvo con alcohol de quemar.

    Aplíquela sobre la mancha, y déjelo secar. Utilice entonces un cepillo para quitar el polvo.

    También puede utilizar un algodón impregnado en éter. Luego deberemos aplicar sobre el cuero cera incolora o el tono adecuado, para enriquecerlo y abrillantarlo..

    - Parqué y tarima.

    Límpielo con esencia de trementina..

    -Baldosines, fórmica, aluminio..

    Para quitar los restos de grasa de los armarios y paredes de la cocina pase un trapo mojado en alcohol de quemar, que los dejará brillantes y sin restos de suciedad.

    -Sobre pintura lavable (paredes, puertas, muebles).

    Añada una cucharada de amoniaco y otra de detergente liquido a un litro de agua caliente, y frote con este líquido las zonas manchadas, empezando de abajo hacia arriba. Aclare a continuación con agua limpia siguiendo la dirección contraria, es decir, empezando por arriba. Limpie paneles completos, para evitar cercos y manchas en la pintura.

    GRES.

    Los suelos y paredes de este material son especialmente resistentes, debido a su cocción a altas temperaturas, lo que le permite la utilización de esmaltes de una gran dureza. Por ello, su mantenimiento se limitará a fregarlos periódicamente con un detergente encerador especial para este tipo de material.

     

    GRIFERÍA.

     

    LIMPIEZA: La limpieza diaria de los grifos se limita a pasar un paño humedecido en un detergente. Sin embargo, si está muy sucios, o si queremos limpiar todo los recovecos, podemos frotar con un paño mojado en petróleo, después de espolvorear harina o ceniza del cigarrillo en las zonas a limpiar.

     

    Si frotamos las griferías con un paño levemente impregnado de glicerina, las dejaremos brillantes y evitaremos que queden en ellas restos calcáreos de agua.

     

    YERBA.

    MANCHAS.

    -Sobre fibras naturales blancas.

     

    Ponga las prendas en remojo en agua fría durante unas horas. Continuación lávelas en agua caliente, con su detergente habitual. A continuación aclárelas con agua caliente a la que habrá añadido un chorro de lejía. Vuelva a aclararlas con agua fría con vinagre (2 cucharadas por litro de agua) y deje secar al sol.

     

    -Sobre lana, seda y fibras artificiales de color..

     

    Ponga las prendas en remojo en agua fría. Lávelas con detergente suave en agua tibia, a la que habrá añadido una cucharada de vinagre. Aclárelas a continuación en agua fría, a la que habrá añadido tres cucharadas de agua oxigenada por litro de líquido. Vuelva a aclararlas con agua fría con vinagre (en la misma proporción).

     

    -Sobre alfombras y moquetas.

    Si después de utilizar el champú especial para alfombras quedan restos de la mancha, deberemos aplicar con un paño un poco de quitamanchas a base de tetracloruro de carbono o tricloroetileno.

    -Sobre papel . Si se trata de papel blanco ó claro empape la mancha con agua oxigenada y déjela secar al Sol.

    Si es de color o estampado aplique nuevamente un poco de alcohol metílico, y empapelo con un secante para eliminar la mancha..

    -Suelos.

    Añada un poco de vinagre al agua con detergente de su fregona.

     

    HIERRO

    LIMPIEZA: si los objetos son pequeños, los limpiaremos de óxido dejándolos en remojo en barreño lleno de petróleo.

    Si son grandes, deberemos usar un estropajo metálico mojado en petróleo, o con el cepillo metálico de nuestro taladrador eléctrico.

    En cualquier caso, acabaremos frotando con cera sólida para protegerlo. Si queremos oscurecerlo, sustituiremos la cera por aceite viejo de motor del coche.

    LATÓN.

    Los objetos de latón se limpian con paño humedecido en vinagre.

    Si está muy sucios, podemos añadir un poco de harina o sal fina, que actuarán como desincrustantes y pulirán y sacaran brillo al objeto de latón.

     

    LEJÍA.

    Las lejías son soluciones de hipoclorito con un contenido de cloro que varía según las marcas o las aplicaciones..

    Así podemos encontrar bajo este nombre soluciones de veinte gramos por litro cuotas que llegan a los ciento diez gramos. Por eso es conveniente conocer la concentración de color o activo del producto que utilizamos, pues, las proporciones varían, de ahí que las medidas que damos son puramente orientativas y basadas en las proporciones más usuales en los productos comercializados. Como norma general, deberemos utilizar la siempre diluida, y seguiremos las indicaciones del fabricante señaladas en el envase.

    Deberemos guardar siempre este producto en recipiente su opacos o fuera de la luz, ya que ésta le hace perder sus propiedades.

    Debido a su alto poder desinfectante, es utilizada con mucha frecuencia para la limpieza de zonas como cuartos de baño o cocinas. Pero nunca deberemos mezclarla con otros productos limpiadores ya que puede producir reacciones nocivas. Así, por ejemplo, reacciona a gran velocidad con los ácidos amoniaco u otros jabones, produciendo gases nocivos como el cloro.

    Por eso, si queremos quitar el olor a lejía de la ropa deberemos aclarar varias veces y echar en la ultima agua unas gotas de amoniaco, que eliminará los últimos residuos lejía, liberando a  la vez el olor que este producto desprende..

    Para quitar el mal olor de las manos aplicaremos el mismo principio y nos frotaremos con un trozo de limón, la temperatura del agua aumenta el poder de lejía. Por eso debemos probar antes sus efectos con agua fría, y si se desea aumentarlos, utilice el agua más caliente, pero con más precaución.

    La lejía servirá también para limpiar cacerolas y recipientes enmohecidos o con restos de comida incrustados. Mezcle la con agua y dejela cocer un rato, hasta que los interiores queden limpios de nuevo.

    También podemos utilizarla para desinfectar  recipientes, ropas,  Para ello, añada un vaso de lejía al cubo con agua caliente con el que va limpiar los.

     

    LIMÓN.

    Un poco de zumo de limón mezclado con ceniza de pitillo formarán una pasta con la que podemos limpiar los objetos de plata. Además,  servirá para quitar las manchas producidas por el contacto de la plata con los huevos.

    El  zumo de limón servirá para descalificar áreas calcáreas. Será, pues, un excelente acondicionador y suavizante para la ropa, y un aliado seguro para dejar el pelo limpio y brillante si añadimos al agua de último aclarado.

     

    LINÓLEO

     

    LIMPIEZA Y MANTENIMIENTO: La goma de los zapatos dejar frecuentemente una rayas negras. Las quitaremos con la dieta de una goma de borrar. Si no desaparecen, Usaremos un poco de la solidaridad éter, que aplicaremos con un trapo. Para dejarlo como nuevo, aplicaremos aceite de linaza, pasando a continuación una gamuza para retirar el producto que no haya sido absorbido. Luego frotaremos un poco para brillante rotundo.

    Si queremos que recupere sus colores, añadiremos al agua de hecho tela Lejona dos yemas de huevos.

    Aunque es un material que se mantiene con bastante facilidad, deberemos tener la precaución de no utilizar nunca lejía ni sustancia Salinas en su limpieza. Tampoco deberemos utilizar ningún tipo de alcohol que si queremos que nos dure el imperfecto estado muchos años.

    Aunque podamos fregado a consecuencia, deberemos hacerlo siempre con la bayeta o las pregonar bienes corridas, para evitar que el agua empate las juntas entre las piezas, deshaciendo la pasta en liberadora que hay debajo y desplegando continuación el linóleo.

    LLAVES

    Óxido: si están roñosas y oxidadas, déjelas toda la noche en remojo en una mezcla compuesta por un tercio del petróleo si dos tercios de aceite . Lávelas con agua y detergente y a continuación quedarán como nuevas.
    También obtendremos resultados parecidos si las deja veinticuatro horas en remojo en un refresco de cola.

    LOZA.

    Para la limpieza normal bastará con utilizar agua caliente con detergente (los que contienen limón son muy adecuados). Si ha estado mucho tiempo guardada, añadiremos al agua con un poco de amoniaco.

    Si se trata de loza blanca, añadiremos al agua caliente del aclarado una cucharada de bicarbonato.

    Si la pieza está agrietada, la suciedad y el moho se acumularán en la pequeña ranura, haciéndola más visible. Para evitarlo, la introduciremos unos minutos en un recipiente lleno de agua caliente con lejía, o la dejaremos durante diez minutos en leche muy caliente (si no se trata de una pieza muy antigua o ya pegada).

    Para que recupere el brillo todo el colorido, pasaremos un paño mojado en alcohol metílico, y una vez seco pasaremos un paño limpio y seco.

    Si utilizamos agua calcárea, añadiremos un chorro de vinagre y a la agua de la aclarándolo.

    MADERA

    Limpieza.

    - Maderas de pino sin barnizar ni encerar.

    Pasar un cepillo mojado en agua jabonosa. Si queremos aclarar el color de la madera, añadiremos además una cucharada de lejía.

    Las manchas sobre este tipo de madera sin proteger se eliminan con gasolina de mechero. Luego es conveniente enriquecer la madera con una mezcla de esencia de trementina y aceite de linaza crudo al 50%, que evitarán que se agriete y resequen.

    -Madera encerada.

    Para limpieza diaria bastará con limpiar el polvo y rociar las piezas de madera con una spray especial antipolvo.

    Periódicamente deberemos encerar la madera utilizando cera sólida, que aplicaremos con una enceradora, (para suelos y grandes superficies) o con una gamuza. En todos los casos deberemos frotar bien para que la cera se caliente y penetre en la madera.

    Cuando la capa de cera sea demasiado expresa, o esté endurecida o envejecida, deberemos eliminarla. Para ello, la limpiaremos con aguarrás y un cepillo de raíces.

    Manchas: para eliminar las manchas de grasa, aplicar un paño mojado en aguarrás con gasolina de mechero.

    La cera de vela se limpia calentándola o extendiéndola con un paño humedecido en aguarrás.

    La tinta suele desaparecer con papel secante y alcohol de quemar, pero se quedaran restos no tendrá más remedio que lijar la madera con un papel de lija fino, antes de volver a encerarla.

    El óxido de hierro se elimina pasando un algodón impregnado en agua oxigenada y lavando luego la zona afectada con agua tibia con amoniaco.

    Cercos: pase un papel de lija muy fino (del número 00), siguiendo la veta de la madera, y vuelva encerar.

    -Cera barnizada.

    Para la limpieza diaria bastará con limpiar el polvo con una bayeta o mopa, impregnada de un producto antiestático.

    Periódicamente, pasar una bayeta ligeramente humedecida en un producto especial para este tipo de madera.

    Si el barniz está ya muy agrietado y envejecido, no habrá más remedio que lijarlo y volver a aplicar una nueva capa. A veces, se puede eliminar simplemente con esencia de trementina.

    Manchas: generalmente, el barniz impermeabiliza la madera y evitar que las manchas lleguen a esta. Por eso será suficiente con eliminar la mancha superficial con un producto especial para maderas. Pero si el barniz está envejecido y poroso, y la mancha ya ha impregnado la madera, no habrá más remedio que lijarlo y limpiar la mancha siguiendo los consejos para la limpieza sin barnizarlo. Luego tendrá que barnizar de nuevo la zona afectada.

    -Madera pintada.

    Generalmente la pintura es lavable, por lo que podremos limpiarlas utilizando agua caliente jabonosa, limpiando las zonas verticales de abajo hacia arriba y aclarándolo en sentido contrario.

    Si tiene una película grasienta producida por los restos de polución o grasa, añada al agua caliente un buen chorro de alcohol que quemar o amoniaco.

    -Madera dorada.

    Se limpia y abrillanta con claras de huevo montadas a punto de nieve con unas gotas de limón. Aplicando con un pincel y pase un paño seco para sacar brillo pasadas unas horas.

    MAQUINA DE ESCRIBIR

    Quite el polvo de las zonas abiertas con la ayuda de un pincel. Pase un algodón humedecido en alcohol de quemar o líquido limpia cristales por el exterior y el teclado.

    Periódicamente deberá confiarla a una casa especializada para limpieza de su interior.

    MARFIL

    Manchas: quitaremos Las manchas con un algodón mojado esencia de trementina.

    Color: si queremos que vuelva a recuperar su color blanco, los dejaremos en remojo en leche durante veinticuatro horas. Luego, lo impreganaremos con agua oxigenada varias veces, hasta conseguir el tono deseado.

    También conseguiremos plantearlo así lo cubrimos con Blanco de España disuelto en alcohol de quemar. Frotar y aclarar antes de que siete.

    Si, por el contrario, queremos que marfil se oscurezca y obtenga una pátina oscura, lo dejaremos en remojo en café, pero vigilando continuamente, para que no se oscurezca demasiado. Luego aclararemos y sacaremos bien la pieza.

    MÁRMOL

    Limpieza y mantenimiento: para el mantenimiento diario de los suelos de mármol bastará con pasar la mopa, que podremos impregnar de petróleo para mejorar su eficacia.

    Periódicamente deberemos fregado con un jabón neutro un producto con cera líquida especial para suelos de mármol, si queremos potenciar su brillo. Es también necesario PULIR de vez en cuando estos suelos. La periodicidad dependerá del tipo de mármol empleado y del uso que le demos.

    El peor enemigo del mármol es el ácido. Por eso es muy importante que el jabón que usemos sea neutro. Y evitaremos en todo momento que productos como el limón o el vinagre estén en contacto con él.

    Manchas: Las manchas de grasa se quitan con gasolina. Luego frotaremos la zona con agua caliente.

    Las manchas de vinos con bebidas se limpia en el momento con agua con detergente. Si ya ha penetrado en la piedra deberemos añadir al agua jabonosa un chorro de lejía. Las manchas de tinta se eliminan con agua oxigenada con unas gotas de amoniaco. Aclarar, secar y pulir con cera después.

    Las manchas de óxido de hierro se quitan con una pasta hecha con polvo de piedra pómez y vinagre. La dejaremos actuar unas horas, frotando sobre la mancha de vez en cuando. Luego aclararemos bien, puliremos con una lija muy suave la zona y acabaremos encerándola.

    La rayas negras se limpian con una goma de borrar si el mármol está sin encerar, y frotando con cera sólida si está en encerado. Si no salen, utilizaremos un poco de aguarrás. Luego aclararemos bien.

    Las manchas de yeso o escayola se aclaran simplemente con agua.

    Las manchas de fruta se limpian con agua jabonosa a la que añadiremos lejía y unas gotas de amoniaco. Si no se eliminan bien, aumentaremos la proporción de lejía.

    Los restos de cemento se limpian con agua fuerte. Utilizar con precaución y aclarar bien rápidamente.

    Las manchas de café se eliminan con lejía a la que le añadiremos unas gotas de amoniaco. Aclárelas muy bien para que no quede ningún resto.

    La cera de vela se elimina con agua hirviendo. Una vez limpio, es conveniente afrontarlo con un paño humedecido en aceite de linaza, lo que abrillantara y protegerá.

    MERCROMINA

    Manchas: Las manchas en la piel que se limpian con un poco de vinagre o zumo de limón.

    Las manchas en tejidos se quitan con alcohol de quemar.

    Los tejidos blancos pueden meterse luego en lejía para eliminar los restos que hayan podido quedar.

    MOHO.

    Para eliminar el moho de las juntas de los baldosines o de los accesorios del cuarto de baño, los frotaremos con lejía sin diluir (tenga la precaución de usar guantes de goma). Si el moho ha penetrado muy profundamente en las juntas, tendremos que rasparlas. Luego las impregnaremos con cemento blanco mezclado con pintura de el mismo color, o con Blanco de España.

    Evitaremos que se forme moho en las juntas de silicona de los aparatos sanitarios si las limpiamos periódicamente con agua oxigenada, dejándola secar y sin aclarar.

    Manchas: para eliminar las manchas de moho sobre tejidos blancos los coceremos en agua caliente con leche, y por último los dejaremos en remojo en agua tibia con un poco de lejía.

    También podemos frotar la mancha con una algodón impregnado en agua oxigenada, antes de lavarlo aprenda con detergente y un poco de amoniaco.

    El amoniaco en el agua de remojo de las prendas de color servirá para eliminar el moho y reavivar los colores.

    MOQUETA.

    Limpieza: Los pelos dejados por los animales domésticos no se eliminan bien con la aspiradora. Consígalo pasando por la moqueta una esponja ligeramente humedecida.

    Las alfombras y moquetas de lana pierde mucho pelo o borra cuando están nuevas. Por eso es conveniente pasar durante unos días una escoba de paja para eliminarlos.

    Podemos encontrar en el mercado numerosos productos limpiadores en seco o en húmedo para sus alfombras y moquetas. Pero una mezcla de agua caliente con detergente líquido para vajilla es y amoniaco da excelentes resultados en caso de suciedad que informe.

    La manchas de barro se quitan generalmente a cepillando la moqueta cuando ésta se ha secado. Si se quedaran restos de arcilla, los eliminaremos lavando la moqueta con agua caliente acabaremos añadido un poco de vinagre.

    Para reavivar los colores de la moqueta, la salpicaremos con serrín de madera humedecido en vinagre transparente. Luego la cepillaremos bien, y la dejaremos secar, pasando continuación la aspiradora para eliminar el serrín en seco.

    Las manchas de fruta café o hierba deberán limpiarse primero con un trapo humedecido en agua caliente a la que habremos añadido detergente y amoniaco. Se quedaran restos, tendremos que utilizar tricloroetileno, que aplicaremos con un trapo, partiendo de los bordes de la mancha y avanzando en círculo hacia el centro de está, sacando el producto con una toalla vieja a medida que avanzamos. Se quedaran aun cercos, los eliminaremos con alcohol metílico.

    Las manchas de óxido se eliminan con ácido oxálico. Pero antes haga una prueba, para comprobar que no afecta al color de su moqueta.

    Las manchas de orina o de líquido salinos se limpian en el momento mojándolos con agua mineral con gas, y secando a continuación con una toalla vieja. Deberemos repetir varias veces esta operación para estar seguro de que no quedan cercos. Si no nos hemos dado cuenta en el momento, y la mancha ya está seca, usaremos agua caliente a la que añadiremos detergente para lana y un chorro de vinagre.

    Las gotas de cera se eliminan poniendo encima una tela y planchándola. Repetiremos la operación varias veces, usando siempre un trozo de tela limpio (o un pañuelo de papel), hasta que la acera había sido absorbida totalmente por éste.

    Las manchas causadas por aceite, grasa o brea pueden necesitar un tratamiento con tricloroetileno si no han desaparecido con un champú comercial para alfombras.

    Las manchas de tinta del bolígrafo se limpian con una mezcla a partes iguales de alcohol de quemar y vinagre blanco. Utilice un trapo humedecido en esta mezcla, pero bien escurrido, si no quiere que la mancha se extienda más. Utilice un trapo seco para retirar partículas sueltas.

    Las manchas de vino o cerveza se eliminan mojandolas con agua caliente a la que habremos añadido detergente y amoniaco.

    Marcas: los muebles dejan marcas en la moqueta que deberemos eliminar si los cambiamos de sitio. Para ello, colocaremos la plancha vapor a un par e centímetros, y dejaremos que salga vapor durante unos minutos, al tiempo que la peinamos, para conseguir que los pelos vuelvan a su posición original.

    La moqueta de la escalera se estropea mucho más en los bordes del escalón que el resto de las zonas. Para evitar tener que cambiarla por esta razón, pediremos al instalador que la deje unos centímetros más larga. Así podemos tirar de ella hacia arriba, hacia abajo, cambiando así frecuentemente la zona del borde del escalón y evitando que se pierde y estropean rápidamente.

    NÁCAR.

    Los objetos de nácar se lavan en agua salada, y se frotan después con un paño poco de aceite de oliva para abrillantarlos y protegerlos.

    NICOTINA.

    Si quedan restos de nicotina en su cenicero después de lavarlo, frótelos con un poco de sal de mesa.

    Si ha manchado con nicotina un objeto de porcelana porosa, ponga encima de la zona afectada una algodón empapado en alcohol de 90 grados, y dejando un rato, hasta que la mancha haya desaparecido.

    Las manchas que deja el tabaco y la nicotina en los dedos se limpian frotando se con un trozo de limón. Si están muy impregnados, los limpiaremos antes con lejía disuelta en agua fría.

    Las manchas en tejidos se eliminan generalmente con un trapo impregnado en alcohol de 90 grados.

    NÍQUEL.

    Para limpiar un un objeto de níquel, haremos una pasta con alcohol de quemar y blanco de España, y lo frotaremos con ella.
    Si está muy estropeado y sin brillo, los sumergiremos en una mezcla a partes iguales de petróleo y aceite. Luego la lo puliremos con Blanco de España mezclado con amoniaco y un poco de aceite, sacando brillo a continuación con la ayuda de la borla de nuestra taladradora.

    ÓXIDO

    Para eliminar el óxido de los objetos de hierro, usaremos un papel de lija, con el que frotaremos hasta eliminar los. Luego los limpiaremos con una mezcla a partes iguales de petróleo y aceite, y acabaremos protegiendo los con una capa de glicerina. Si el óxido se encuentra en objetos de hierro pintados, deberemos eliminarlo, así como la pintura de las zonas limítrofes, con la ayuda de papel de lija. Luego deberemos protegerlo con pintura de minio antes de volver a pintarlos con su color habitual.

    Las formaciones de óxido en el hierro forjado se eliminan frotando con un trapo mojado en amoniaco, añadiendo un poco de polvo de piedra pómez para eliminarlas totalmente.

    Luego lo limpiaremos y protegeremos con una mezcla de petróleo y aceite viejo de coche, que oscurecerá oscurecida y disimulará la zona tratada.

    Manchas: las manchas de óxido se eliminan con un producto especial, que encontrara en las droguerías. Pero muchas veces podrá eliminarlas en casa frotando la zona manchada con zumo de limón con sal, o con agua oxigenada.

    PARQUET.

    Cuidado y mantenimiento: el mantenimiento del parquet dependerá en gran medida de su acabado y estado.

    Veamos los principales casos:

    - Madera encerada.

    El parquet con cera deberá abrillantarse con regularidad con unos paños, o mejor, con una encerada eléctrica. Cuando pierda brillo, deberemos volver aplicar una capa de cera sólida.

    De vez en cuando, cuando ésta capa sea demasiado espesa y esté sucia, deberemos eliminar la cera vieja. Para ello utilizaremos un estropajo metálico de viruta de acero, mojado ligeramente en agua caliente con lejía.

    También hay una accesorio de la enceradora eléctrica que sirve para levantar la cera.

    Una vez limpia y sin cera, podemos blanquear la madera fregándola con agua caliente a la que habremos añadido unas cucharadas soperas de lejía por litro. Dejaremos que se seque sin aclarar, y volvemos a repetir la operación si fuese necesario.

    Las manchas en este tipo de suelos suele desaparecer si las frotamos con un trapo empapado en esencia de trementina.

    -Madera barnizada poco visitada.

    Afortunadamente cada vez es más raro tener que encerar los suelos de madera. Los modernos barnices mantienen en el suelo brillante y protegido, exigiendo a cambio mucho menos esfuerzo: bastará una bayeta humeda de vez en cuando, y una mopa impregnada en líquido limpia muebles o anti polvo para la limpieza diaria.

    Si el barniz ha perdido brillo, lo recuperaremos frotando con una mezcla de alcohol de quemar y aceite de linaza al 50%. También obtendremos excelente resultados mezclando en la misma proporción esencia de trementina con aceite de oliva, pero debemos extenderlo muy bien para evitar resbalones y manchas.

    -Manchas: la esencia de trementina, además eliminar la mayoría de las manchas, enriquece y protege la madera por lo que siempre deberemos probar primero con este producto.

    Si la mancha es resistente, es más probable que desaparezca con gasolina de mechero. Si no es así, consulte el apartado madera.

    PEGAMENTO.

    Manchas: existen el mercado multitud de pegamentos con composiciones muy distintas (con base grasa,celulósicas, sintética...), por lo que las técnicas de limpieza de las manchas producidas por éstos son muy distintas. En muchos productos encontraremos en el envase indicaciones sobre el disolvente apropiado.

    A título de orientación, podemos decir que las manchas de pegamento transparentes suelen desaparecer con acetona o disolvente para pintura sintética.
    Los pegamentos vinílicos se despegan con agua y vinagre.

    Las colas blancas y celulósicas se eliminan con agua fría.

    PERSIANAS.

    Veamos a continuación, mantener en buen estado algunos de los modelos más usuales de persianas, tanto interior como exterior:

    -Persianas interiores de lamas.

    Se limpian con un cepillo especial, que permite quitar el polvo por ambas caras de la lama. Si están muy sucias, podemos limpiarlas usando agua con detergente amoniacado, lavandolas de arriba abajo, para que el agua que corre no manche las zonas inferiores

    - Persianas interiores tipo estor.

    Es importante pasar la aspiradora con regularidad, para evitar que el polvo acumulado ensucie la tela.

    La limpieza a fondo de los estores dependerá del tipo de tejido utilizado en su fabricación. En muchos modelos se utiliza un tipo de tela con apresto impermeabilización, que repele la suciedad, pero que no se puede lavar. Si éste es su modelo deberá cambiar la tela si esta está muy deteriorada.

    En caso de que estén confeccionadas con tela lavable, seguiremos las instrucciones específicas del tejido. También podemos utilizar unos sprays especiales que impermeabilizan la tela, evitando tener que lavar las consecuencia.

    -Persianas exteriores de madera.

    Es conveniente pasar periódicamente la aspiradora, para retirar el polvo que se acumula, tanto en la persiana como en la caja empotrada en la que se enrrolla. De esta manera, conservaremos mejor el mecanismo interno. Podemos además aprovechar la limpieza para engrasar los mecanismos y engranajes.

    En caso de que la persiana este muy sucia, deberemos limpiarla a fondo con la ayuda de un cepillo mojado en agua caliente con detergente amoniacado. Aclarar bien.

    Si el barniz está cuarteado o desecho por los efectos de la intemperie, lo limpiaremos primero con esencia de trementina. Una vez eliminado de barniz antiguo, podemos aplicar una nueva capa con barniz especial para exteriores.

    -Persianas exteriores de aluminio.

    Se limpian con una esponja empapado en agua caliente con detergente y amoniaco.

    Quite el polvo periódicamente de la caja, para evitar que se acumule la sociedad, que puede dificultar su perfecto funcionamiento. Utilice para ello una aspiradora, después de retirar la capa que lo cubre.

    PINTURA.

    Manchas: Las manchas de pintura hecha sobre la madera pintar con superficie las eliminaremos con esencia de trementina, en el caso de que sean pinturas al óleo, o con el spray de limpiar del horno, en los demás casos.

    Las manchas sobre los cristales se eliminan raspando las con una cuchilla de afeitar, pasando una moneda haciendo un movimiento circular, de forma que los relieves de esta rasque en la pintura. Si mojamos antes esas manchas con alcohol de quemar, la operación será a un más rápida.

    Las manchas sobre tejidos se limpian con esencia de trementina, aclarando después la prenda en agua tibia y jabonosa. En caso de que la mancha se antigua, dejaremos la prenda remojo toda la noche antes de llevar a cabo el tratamiento indicado.

    Las manchas de pintura del mármol se eliminan también con trementina, antes de aclarar bien el mármol con agua jabonosa. Si la mancha es antigua, tendremos que rasparla, usando una cuchilla de afeitar o polvo de piedra pómez fino, con el que puliremos la zona estropeada.

    Las gotas caidas sobre alfombras o moquetas se limpian con esencia de trementina con tricloroetileno, según el tipo de pintura empleada..

    Si la pintura ha caído sobre suelos plásticos o linóleo deberemos rasparlas, y utilizar el aguarrás sólo en los casos en los comprobemos que no afecta al material. Para ello haremos primero una prueba en una zona no visible.

    PIZARRA.

    Para conseguir que una pizarra recién colocada quede limpia y brillante, la limpiaremos con agua caliente con lejía al 50%, frotando con un cepillo de crin, para eliminar los restos de cemento y suciedad y para limpiar a fondo la piedra. Utilice guantes para protegerse las manos, y aclare con agua abundante, para eliminar los restos de lejía.

    A continuación deberemos nutrir en profundidad la piedra, para que no se decape y recupere su bonito color gris. Para ello prepararemos una mezcla con aceite de linaza cocido 70% y esencia de trementina 30%. No pise la zona en tratamiento hasta que haya chupando la mezcla, y repita la operación si ve que la piedra esta otra vez reseca.

    Ahora ya puede proteger el suelo y sacarle brillo utilizando una cera a base de siliconas, primero sin mezclar, hasta que haga una capa protectora. A partir de que la capa se haga resistente, bastará con que demos un poco de cera con la fregona con la que limpiemos el suelo. (Le aconsejo que utilice cera negra, para que la pizarra quede más bonita. Pero tenga la precaución de destinar una segunda para las zona de pizarra, para evitar que el tinte oscuro manche otras zonas de la casa.).

    La pizarra se utiliza también para cubrir muebles, chimeneas o paredes. Utilice los mismos productos para limpiarlas y abrillantarlas, en este caso aplicarlos con una bayeta.

    PLATA.

    Pulido: para pulirla o para limpiar los recovecos de las piezas muy adornadas usaremos una algodón impregnado en bicarbonato.

    También lograremos un magnífico pulido con una pasta hecha con ceniza de tabaco y un poco de zumo de limón.

    Brillo: para que recupere su brillo usaremos un algodón impregnado en alcohol de quemar. Sí luego frotamos con una piel de gamuza, el resultado será sorprendente.

    Limpieza: el agua de cocer las patatas es una excelente limpia platas. Para ello deberemos dejar los objetos en remojo durante varias horas en el agua en la que hemos cocido unas mondas de patatas. También se consigue el mismo resultado si aprovechamos el agua de cocer las espinacas.

    Deberemos evitar que los objetos de plata se pongan en contacto con los huevos o con alimentos elaborados con éstos, ya que producen unas manchas negras. Pero si no nos hemos dado cuenta, podemos quitarlas frotando la zona manchada con un limón partido por la mitad. Luego aclararemos bien.

    También se obtiene el mismo resultado frotando con una patata cocida.

    RADIADOR.

    Limpieza: lo radiadores tienen a producir corrientes de aire frío y caliente, por lo que el polvo ambiental va depositandose en sus ranuras y en las zonas que lo rodea.

    Para limpiar el radiador, usaremos una brocha del pintor o un limpiabiberones, mojándolos en agua con detergente y lejía. De esta manera podremos limpiar bien los numerosos recovecos del aparato.

    También deberemos pasar periódicamente el aspirador, con el accesorio específico para radiadores..

    RESINA

    Manchas: Las manchas de resinas sobre tejidos naturales blancos se eliminan limpiandolas con un trapo mojado en alcohol de 90 grados. También se puede utilizar esencia de trementina. Después lavaremos la prenda con agua jabonosa, y añadiremos al agua del aclarado un chorrito de lejía para eliminar los últimos restos de la mancha.

    Los tejidos de color o de lana se limpian espolvoreando talco por el revés de la prenda. Frote luego la mancha con una mezcla de tres partes de alcohol de 90 grados y una de esencia de trementina. Una vez eliminada la mancha, cepille la prenda..

    Las manchas en tejidos delicados se eliminan con una mezcla de alcohol de 90 grados y éter. Si quedaran restos usaremos un trapo mojado en tricloroetileno para eliminarlos.

    ROTULADOR.

    Manchas: El alcohol y el vinagre servirán también para limpiar las manchas de tinta de rotulador, siempre que no se trate de un rotulador indeleble.

    Si no consigue eliminar la mancha, consulte el apartado tinta de este mismo manual.

    SANGRE.

    Manchas: la mayor parte de las manchas salen sin dejar rastro si las lavamos, cuando aún están recientes, con abundante agua fría. Es importante que la sangre no llegue a secarse, y evitaremos en todo momento utilizar agua caliente, que la coagula, dificultando enormemente la desaparición de la mancha. Luego acabaremos de lavar aprenda con el detergente habitual.

    Sin embargo, si la mancha ya está seca, costará más eliminarla. Si se trata de un tejido blanco, lavaremos la prenda en agua fría, y eliminaremos los cercos de la mancha frotando con un paño mojado en agua oxigenada diluida en agua. Luego, si hace falta, podemos blanquear la prenda dejándola durante quince minutos en remojo en agua con lejía.

    Los tejidos sintéticos, de color o de cera se limpian con una pasta que fabricaremos mezclando almidón con agua, hasta conseguir una consistencia de papilla. Untaremos con la pasta la zona manchada, y la dejaremos hasta que se seque totalmente. Entonces la retiraremos y cepillaremos enérgicamente. Esta técnica es también muy recomendable para limpiar un colchón manchado de sangre.

    Una aspirina disuelta en agua eliminará manchas de sangre de los tejidos de lana.

    Las manchas en las alfombras y tapicerías se eliminan con un líquido que fabricaremos diluyendo una aspirina efervescente en un vaso de agua, y añadiendo una cucharada sopera de vinagre de alcohol (transparente).

    También podemos eliminarlas frotando con una esponja mojada en agua caliente con detergente y un poco de amoniaco, y aclarándolo la zona tratada.

    SEDA NATURAL.

    Limpieza: La seda natural se puede lavar en casa teniendo algunas precauciones:

    - Usaremos sólo agua fría para las prendas de seda de color y estampada, y ligeramente tibia si la prenda es blanca.

    - Utilizaremos un detergente especial para tejidos delicados, y añadiremos al agua una cucharada de vinagre por litro de agua si la seda es coloreada, para fijar los colores.

    - Lavaremos la prenda sin retorcerla, y añadiremos al agua del último aclarado una cucharada de vinagre por litro de agua si la seda es estampada o de color, y una cucharada de agua oxigenada de veinte volúmenes si es blanca. Si es satinada y brillante, añadiremos también una cucharada de azúcar.

    - A continuación la enrollaremos en una toalla, para escurrir el agua, y la dejaremos secar extendida sobre una superficie plana.

    SUELOS.

    La limpieza y mantenimiento varía notablemente según el material usado para recogerlos. Veamos a continuación algunos ejemplos:

    - Suelos de barro cocido.

    Una vez colocados, deberemos quitar todos los restos de cemento con un producto especial (quita cementos) o usando con mucha precaución sosa cáustica.

    A continuación los cubriremos con aceite de linaza crudo o cocido, según si queremos que su color se oscurezca. Si queremos que quieren aún más oscuros, podemos conseguirlo mezclando a partes iguales el aceite de linaza con aceite usado de motor de un coche. Dejaremos que el barro supere el aceite y repetiremos la operación tantas veces como el barro valla absorbiendo la mezcla.

    Acabaremos dando una capa de cera para impermeabilizar el suelo. Con este tratamiento evitaremos que el barro absorba las manchas, que serían luego muy difíciles de quitar.

    - Suelos de linóleo, goma y plástico.

    Quedaran más brillantes si añadimos a la agua del fregado un chorrito de la cera líquida para suelos. La manchas que dejan la suela y los tacones de quitan con una goma de borrar. Si no desaparecen, usaremos un poco de gasolina o éter, que aplicaremos con un trapo.

    Aunque este suelo puede fregarse con frecuencia, deberemos hacerlo siempre con la bayeta o fregona muy escurrida, para evitar que el agua empape las juntas en las piezas, deshaciendo la pasta niveladora que hay debajo y levantando y estropeando el linóleo.

    No es conveniente usar disolvente, lejías ni sustancias alcalinas para la limpieza de estos suelos, ya que puede perjudicarles.

    Un poco de aceite de linaza, extendido con la ayuda de una spray, servirá para sacar brillo. Pase una bayeta o mopa para extenderlo bien y abrillantarlo.

    - Suelo de mármol o terrazo.

    El principal consejo es evitar el contacto con ácidos (el vinagre o el sumo de limón son ácidos muy potentes y presentes en todas las casas las casas), lejía o detergentes que contengan sosa cáustica. Estos los dejará mates y con manchas que sólo se podrán recuperar volviendo a pulirlos.

    Lo mejor es limpiarlos con jabón neutro, protegiendolos y abrillantándolos a continuación con una cera a la silicona. Para quitar las manchas, consulte el apartado mármol de este mismo volumen.

    - Suelos de moqueta.

    Ver apartado moqueta

    TINTA.

    Manchas: El difícil dar consejos sobre la eliminación de manchas de tinta, porque la proliferación actual de distintos compuestos químicos para rellenar los diferentes tipos de plumas, bolígrafos o rotuladores hacen que existan diluyentes específicos para cada caso concreto. Esta es la razón de que ofrezca varias alternativas para la limpieza de las diferentes superficies, aunque no siempre serán efectivos, ya que dependerán del tipo de tinta utilizada.

    -Manchas sobre cuero.

    Frote con zumo de limón la zona manchada, también puede intentar eliminar la mancha con un algodón humedecido en alcohol de quemar, pasando a continuación otro limpio y seco. Repita varias veces esta operación.

    Si no ha desaparecido, pruebe con un poco de esencia de trementina.

    En todos los casos, acabe dando un poco de cera a la piel, para volver a proteger la zona manchada.

    -Manchas sobre los dedos.

    Pruebe los consejos anteriores. También puede utilizar un poco de zumo de tomate o frotarse con el interior de una piel de plátano.

    -Mancha sobre papel.

    Cúbralas con polvos de talco, ponga debajo un paño, o mejor un papel secante, y heche una gotas de agua oxigenada. Deje secar. Cepille los restos de talco.

    -Mancha sobre madera.

    Pruebe primero con un trapo mojado en leche caliente. Intente, si esto no ha funcionado, con medio limón, con el que frotar a la zona afectada.

    También puede aplicar una algodón mojado en alcohol de quemar.

    - Manchas sobre mármol.

    Mezcle una parte de amoniaco y 3 de agua oxigenada de veinte volúmenes y frote con un trapo la zona manchada.

    -Las manchas sobre alfombras.

    Elimine con un trapo mojado en agua con zumo de limón en leche caliente la mayor cantidad posible de tinta. Aplique entonces con una toalla vieja que tratará con tricloroetileno, en pequeñas cantidades y aclarándolo continuamente con un trapo seco.

    -Manchas sobre papel pintado.

    Limpielas con alcohol de metílo.

    También puede hacerlo con un sustituto de aguarrás.

    Si el papel es lavable, puede aplicar una esponja mojada en agua con detergente y amoniaco.

    -Manchas sobre tejido.

    Las manchas sobre tejidos se eliminarán de distinta forma, según el tipo de tinta utilizada:

    - Tinta de pluma.

    Si se trata de tejidos naturales blancos, Mezcle un vaso de vino de lejía con un litro de agua tibia y deje remojo la prenda unos minutos. Aclarar.

    Si se trata de tejidos de color, déjelos en remojo unos minutos en leche tibia y aclare con agua con zumo de limón (un limón por litro).

    Los tejidos sintéticos se limpian frotando con zumo de limón..

    - Tinta del bolígrafo.

    Los tejidos naturales (algodón, lana, seda... ) se limpian con una algodón humedecido en alcohol de 90 grados. Echar en el agua del aclarado un poco de zumo de limón.

    Los tejidos artificiales se limpian con un limpiador comercial que contenga tricloroetileno.

    -Tinta china

    Es muy difícil de eliminar. Intentarlo dejando primero en el tejido en remojo, para eliminar la mayor cantidad posible. Luego, limpielo con tetracloruro de carbono o un producto comercial que lo contenga.

     

    VINAGRE.

    Manchas: Las manchas de vinagre en manteles blancos se eliminan mojandolas con agua oxigenada antes de lavarlas con abundante agua jabonosa.

    Aplicaciones: El vinagre es un excelente desengrasante y desincrustante, de ahí sus numerosas aplicaciones en la limpieza. Así, por ejemplo, el vinagre caliente elimina el verdín en los metales y quitan las manchas de los recipientes de aluminio.

    El vinagre caliente sirve también para limpiar los objetos de cobre, y mezclado con aceite, los dejará brillantes y protegidos.

    Mezclado con piedra pómez en polvo limpiarán y pulirán las superficies de mármol. Aclárelas muy bien a continuación para eliminar todo rastro de este ácido, puesto que podría estropear el mármol.

    YESO.

    Limpieza: Las manchas de yeso se eliminan frotando las con un trapo mojado en vinagre.

    Para eliminar el yeso sucio, diluiremos almidón en agua tibia, y lo aplicaremos con un pincel. Una vez seco, lo cepillaremos con un cepillo suave o, mejor aún, con un cepillo bien limpio de la aspiradora, que habremos cubierto con una gasa.

    La figurillas de yeso sin pintar se limpian de la misma manera, es decir, cubriendolas de almidón espeso que cepillaremos una vez seco. Si luego las espolvoreamos con matizador en spray (lo encontraremos en papelerías) o con laca de pelo, taponaremos los poros, que serán más impermeables a la suciedad a partir de entonces.

    YODO.

    Mancha.

    -Sobre tejidos lavables.

    Elimine la mayor parte de la mancha taponándola con un paño humedecido en alcohol de 90 grados. Lave a continuación el tejido añadiendo una cucharadita de amoniaco a su detergente habitual. Aclarar con abundante agua limpia.

    -Sobre alfombras y moquetas.

    Haga una mezcla en un barreño con agua (medio litro), detergente líquido de espuma no controla la (3 cucharadas) y amoniaco (una cucharada). Bata la mezcla hasta conseguir una abundante y compacta espuma, y aplíquela sobre la alfombra o moqueta manchada con la ayuda de una esponja. Frote suavemente, hasta eliminar la mancha, y pase a continuación un paño de felpa limpio para retirar los restos de suciedad y secar el tejido. Humedezca los bordes para evitar cercos y dejar secar.

    -Sobre tapicerías lavables.

    Puede utilizar el mismo método que hemos explicado para las alfombras y moquetas. Seque la tela con el secador de pelo, a temperatura suave, para evitar arrugas.

     

    UN SERVICIO DE CALIDAD

    PRECIOS DE MERCADO

    Nuestra cobertura de actuacion se centra en la provincia de Almeria.

    Graffitis  Productos Maquinaria Trucos caseros Manuales Links de interes

    © Copyright 2010, THE CLEANER 2006, SL.·